Autor Tema: 115 años de historia de Fulda  (Leído 2006 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Manu

115 años de historia de Fulda
« en: 30 Junio 2015, 17:00:21 »
Fulda acaba de anunciar que celebra el 115 aniversario de su fundación, que tuvo lugar en 1900, y los 100 años transcurridos desde el inicio de su actividad innovadora en el campo de los neumáticos para vehículos comerciales.

Fulda, convertida gracias a este legado en una de las marcas de neumáticos más importantes de Alemania y muy valorada también en el resto de Europa, ofrece rentabilidad, a través de una línea de productos de alta calidad destinados a vehículos comerciales pesados y ligeros, así como turismos y todoterrenos.

“Fulda es una marca muy importante dentro de nuestra cartera, especialmente en lo que se refiere a neumáticos para vehículos comerciales. Estamos muy orgullosos de celebrar este año el centenario de los neumáticos para camión moderno de Fulda, así como el 115 aniversario del nacimiento de la marca. El Sembusto, fabricado en 1915, fue el primer neumático para camión de Fulda y desde entonces la marca siempre ha ofrecido neumáticos para camión de alta calidad. Esta tradición llega hasta nuestros días ya que el año pasado Fulda presentó el neumático para remolque Ecotonn 2 y sus éxitos se prolongarán en el futuro con el lanzamiento de nuevos neumáticos para camión”, declaró Benjamin Willot, Director de Marketing de neumáticos de camión  para Europa, Oriente Medio y África de Goodyear. “Sus eslóganes publicitarios (“Alta tecnología alemana” y “Negro, grande y resistente”) ponen de relevancia los valores de la marca: calidad a un precio razonable”.

115 años de historia

La empresa fue fundada el 3 de agosto de 1900, bajo el nombre de Gummi Werke Fulda, y se dedicaba a los productos derivados del caucho. Los primeros neumáticos que fabricó estaban destinados a cochecitos y vehículos tirados por caballos. Los neumáticos para automóviles, así como los de moto y bicicleta, se introdujeron en 1906 y pasaron a ser la base principal de las actividades de la empresa. Entre 1907 y 1909, Fulda fabricó neumáticos para camión y autobús a base de caucho en 10 tamaños diferentes, que en aquella época se exportaban a compañías de autobuses en Londres y Milán. En 1914, Fulda desarrolló el primer neumático fabricado a partir de caucho sintético (Buna). En estos tiempos, la fabricación de neumáticos para vehículos comerciales empezó a adoptar  formas más elásticas y la empresa se especializó en ofrecer productos con un mayor kilometraje. 1915 fue el año del despegue de los neumáticos Fulda modernos: el neumático para camión Fulda Sembusto, que contaba con muelles en la llanta para proporcionar una mejor amortiguación, empezó a fabricase en serie. El siguiente avance tecnológico se produjo en 1919, con el Fulda Riesenkissenreifen (neumático grande amortiguado). El neumático se fabricaba con una tecnología patentada que aumentaba la capacidad del neumático para absorber impactos, permitiendo a los camiones alcanzar velocidades más altas de lo que había sido posible hasta el momento. Se convirtió en el neumático para camión líder en Europa y otros fabricantes de neumáticos que contaban con licencia adoptaron esta tecnología.

En 1925 se produjo un nuevo avance, cuando el Fulda Parabel se convirtió en el primer neumático para camión del mundo con ”presión constante”, ya que se trataba de un neumático fabricado completamente en caucho con una cámara de aire interna. El neumático para camión Fulda Elastic, presentado en 1929, se convirtió en el primer neumático inflable de la empresa. En poco tiempo, todas las ruedas fabricadas por Fulda eran neumáticas y los neumáticos para vehículos comerciales siguieron constituyendo una parte muy importante de su gama de productos a lo largo de las décadas siguientes.  Siguiendo la evolución del mercado, entre 1927 y 1932 la empresa fue introduciendo la producción de neumáticos con las llantas neumáticas; en este contexto, la empresa inició una estrecha relación con Frank Seiberling, cofundador de Goodyear. En 1938 se incrementó la producción de neumáticos para camión y Fulda se convirtió en un prestigioso fabricante de neumáticos para aplicaciones pesadas de primera calidad.

Este reconocimiento se hizo patente en 1954, cuando el camión número 50.000 de Mercedes Benz abandonó la cadena de montaje equipado con neumáticos Fulda. La innovación seguía siendo parte de la razón de ser de la empresa en 1961, año en que empezaron a fabricarse neumáticos con cinturones textiles, tanto para camión, como para turismo. Al año siguiente Fulda se convirtió en el nuevo miembro de la familia Goodyear.  Los neumáticos para camión y autobús con cinturones de acero se lanzaron en 1967 y en 1973 comenzó la fabricación en serie de neumáticos para camión con radios de acero. En 1993 tuvo lugar otro importante hito, que pone de manifiesto la alta calidad de los productos Fulda: la suya fue la primera planta de Goodyear en la Europa continental certificada con la DIN ISO 9002 de fabricación y montaje.

En la actualidad Fulda es uno de los principales miembros de la familia Goodyear y sigue siendo una marca muy importante dentro de su gama de neumáticos. El histórico compromiso de la compañía con la innovación sigue presente en la década de 2010, poniendo de relieve el valor de 115 años de experiencia en la vanguardia del diseño de neumáticos, especialmente para vehículos comerciales.